Diario de una VIP Maiden: Una noche en París

Una noche en París

Una noche París. No era la primera vez que visitaba París, pero fue todo tan diferente a la primera que me pareció estar en otra ciudad.

Cuando llegué al aeropuerto, un chófer del hotel me estaba esperando. Sostenía un cartel con mi nombre por eso fue fácil identificar a mi conductor. El trayecto hasta llegar al hotel se me hizo eterno.

Mientras retocaba mi brillo de labios con el espejo de bolsillo que siempre me acompaña, recibí una llamada de El Círculo. Querían saber si había llegado bien e informarme de que el socio me estaría esperando en el hall del hotel.

Una ráfaga de recuerdos del pasado me inundó cuando entré en la espectacular recepción del Hotel Shangri-La de París. Era como en esas películas de época, de príncipes y princesas, que veía los domingos de invierno en casa con mi familia.

El primer contacto

Un señor de mediana edad y sonrisa cálida se acercó a presentarse. Entonces, respiré tranquila. Tiempo después de esa primera experiencia con El Círculo entendí que respiraría tranquila cada vez que conociera a un socio nuevo. Hacen falta pocos segundos para intuir en ellos personas de excelentes modales y educación, y con quienes pasar ratos inolvidables.

Mientras un botones se encargaba de mi equipaje, el que sería mi amante durante una noche en París me dijo que me esperaría tomando champagne francés mientras subía a arreglarme para salir a cenar. Cuando vi la habitación creí estar en otro mundo: el gran ventanal del salón de la suite dúplex enmarcaba una torre Eiffel sublime, entre nubes grises otoñales. Me costó unos segundos reaccionar frente al espectáculo que tenía ante mis ojos.

Me di una ducha en ese baño de mármol blanco grisáceo, evitando mojar el cabello que ya traía arreglado desde mi peluquería de Barcelona. Tal y como la estilista de VIP Maidens me había aconsejado, opté por el negro para vestirme.

El restaurante estaba muy cerca del hotel, a unos 5 minutos en coche. El mismo chófer que me había recogido en el aeropuerto nos acercó al restaurante. Le pedimos que no nos esperara a la salida, para volver dando un paseo por la ciudad del amor. El Lasserre es un sofisticado restaurante de cocina francesa recogido en la guía Michelin donde pudimos degustar manjares indescriptibles.

En esa primera experiencia me di cuenta de que cada ciudad del mundo puede ofrecernos muchas versiones de ella misma. Y, sin duda, la mejor versión de cada una de ellas es siempre con un socio de El Círculo